El día de hoy te traigo uno de los DIY más sencillos pero más a la moda que puede haber: Haz tus propios chokers. Los chokers están de moda y eso nadie puede negarlo, pero en lo que pocas personas caen es que se trata de un accesorio súper fácil de hacer en casa, y es que gracias a que son tendencia los básicos pueden alcanzar hasta los 10€.

Lo primero será elegir la cinta que quieres de base para tu choker. Tienes una gran variedad de tejidos entre los que elegir: raso, polipiel, organza, denim, puntilla, encaje o de cualquier tejido que te guste y te haya sobrado de algún DIY que hayas hecho anteriormente. El color más habitual para los choker es el negro, pero puedes ser más atrevida y optar por otros colores más llamativos como el rojo o el azul eléctrico, por ejemplo.

Cuando ya tengas claro qué tela prefieres es hora de decidir el ancho de la cinta. Como siempre digo, para gustos colores, pero sí que es cierto que este tipo de accesorios suelen quedar más elegantes con un ancho no mayor de 3 o 4 centímentros. Evidentemente, si lo quieres más fino o más grueso puedes hacerlo sin problemas. Una vez tengas claro el ancho que querrás que tenga tu choker es hora de medir el contorno de tu cuello. Es importante que tomes la medida de la zona donde quieres que vaya el choker. A los centímetros que te salgan réstale 2,5 cm y ese será el largo perfecto para tu choker.

Ahora llega el turno de dejar volar tu imaginación. Elige los abalorios que quieras lucir en tu choker y colócalos como más te gusten. Por último tocará poner los apliques dentados, esto es, lo que conseguirá que tu choker pueda ponerse y quitarse sin problemas. Para añadirlos bastará con colocar cada una de las partes en los extremos de la cinta, y posteriormente ejercer presión con unos alicates para que no se muevan de allí. Lo último será añadir una arandela y un terminal de cierre (cada uno en un extremo) y listo.

Haz tus propios chokers y luce las últimas tendencias de manera personalizada.